18 diciembre, 2007

EXIGENCIAS DEL GUIÓN o El fantasma de las navidades futuras

Me llega este texto por dos vías distintas: ALMA y los guionistas de LEONART. Se trata de un artículo de LA VANGUARDIA de hoy, firmado por Màrius Serra (gracias, amigo) y con este sugerente título:

Exigencias del guión

Hubo un tiempo en que algunas actrices lozanas pusieron en circulación la fórmula "por exigencias del guión" para justificar sus desnudos cinematográficos. Lamentablemente, desde entonces el poder de los guionistas no ha hecho sino disminuir. Las industrias culturales tienden a menospreciar el software ante el inexorable costo del hardware. Nadie escatima un real en las cuestiones técnicas que hacen posible un rodaje, un montaje o un acto público cualquiera, pero no se actúa del mismo modo ante quien lo traduce en etéreas palabras. En televisión y en cine, la única materia susceptible de rebajas es la materia gris. Si los premios Goya los patrocinase Anís del Mono, el último mono sería para el guionista.

Estos días se suceden en la red las muestras de solidaridad de estrellas como Woody Allen hacia los guionistas norteamericanos, enzarzados en una huelga de guiones caídos cuyas imprevisibles consecuencias estéticas de momento benefician al espontaneísmo, ejem, de los Reality Shows.

Como en todo conflicto sindical, el pulso pinta largo e incierto, pero lo cierto es que hay pulso. Desde aquí, tanto los guionistas sindicados en el GAC catalán como en ALMA española intentan aprovechar el tirón de la noticia para sacar pecho, aun admitiendo en su incipiente destape que no van siliconados. Nuestros guionistas trabajan sin convenio y el único plazo de entrega que conocen es anteayer. Muchas veces no ven un contrato hasta que los despiden o firman cláusulas de las que han asegurado la supervivencia verbal del gran legislador Dracón.

En octubre del 2006 La 2 estrenó "Leonart", un programa cuyo objetivo es acercar el mundo de la ciencia a los niños, con la colaboración del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Es un buen programa, con un buen equipo de doce guionistas. Un producto como los que se supone que deberíamos exigir a una televisión pública. Por lo visto funcionó bien de audiencia mientras se emitió a las siete de la tarde y luego inició un errático éxodo por la parrilla que le ha llevado al mediodía. Nada nuevo baja la capa del (televi)sol.


Pero heteme aquí que el virus de las prejubilaciones que asola TVE afectó al director y creador de "Leonart", Miguel Mellado, y su último sucesor, José Juan Ruiz, hace pocas semanas decidió hacer notar sus jotas e introdujo cambios que implican más trabajo (pero no más retribución) para los guionistas. El relato no es muy original: tras un tira y afloja negociador, la editora que coordina los guiones decide asumir el trabajo extra y la dirección la premia acercándola al mileurismo mediante el ingenioso método de cambiar el sistema de cálculo de sus honorarios. Ante su lógica negativa, el intrépido director convoca a los once guionistas restantes y demuestra tener alma de guionista de serie negra: ofrece el puesto de editor al primero que asuma despedir a tres de sus compañeros y convoca en paralelo un casting de guionistas alternativos, en plan "El método Gröndholm".

Los implicados reaccionan de un modo inusual en el sector. No se dividen ni sale ningún judas, sino que dimiten en bloque apelando a la dignidad profesional y difunden el caso para que ningún otro guionista acepte el trabajo.

Sus nombres son Anna Cammany, Sergi Escolano, Anna Fité, Armonía Gustems, Mose Hayward, Héctor Lozano, Albert Plans, Xavier Puchades, Belén Rubio, Roger Rubio, Abigail Schaaff y Anaïs Schaaff. Algunos aspirantes (Ivan, Martí...) ya se han negado a trabajar para "Leonart" al conocer el caso. El jueves Javier Pons, director de TVE, declaró que "es un tema que yo considero menor, operativo y del día a día". Sus palabras son un buen guión para describir su propio cargo al frente de un ente público que debe mostrarse operativo ante quienes lo pagamos día tras día.


NOTA: Los destacados en color son míos. Los nombres de estos guionistas deberían escribirse con letras de oro en el "Muro de las lamentaciones guionísticas" para que sirvan de ejemplo a todos.

5 comentarios:

Almudena G. Páramo dijo...

Una razón más para sindicarse. Cuando al más puro espíritu Leonart, nadie quiera trabajar para sustituir a otro guionista arrinconado... cuando nos sintamos más amparados por el cierre de filas frente a los productores, será cuando enpecemos a caminar, en lugar de arrastrarnos.
Podríamos llamar a este movimiento solidario el "Efecto Leonart".

Anónimo dijo...

secundo la moción: ¡me encanta!

Ruth latelequemepario.com dijo...

Este asunto es de vergüenza. Desde aquí insto a los ex-guionistas de Leonart en particular y al colectivo en general a iniciar una acción que visibilice más aún el asunto y que salte a los medios de verdad, porque según va pasando el tiempo el tema va perdiendo fuerza y se va diluyendo.

Internet tiene mucha repercusión, pero es una repercusión efímera y no dura siempre.

Si se me ocurre algo os lo digo.

Víbora dijo...

¿Alguien ha pensado en acudir a Magistratura del trabajo?


Y sobre las "exigencias del guión", sospecho que eran más "exigencias del productor" (que quería muchas tetas y culos en pantalla) que de los guionistas.

Jon Rivero dijo...

Esto es dificil, sabes cuando pasa algo asi tendemos a adoptar posturas, algo totalmente normal, el tema es que el creador, el que escribe, el que se la juega, siempre siempre sale perdiendo, en el sentido de que una fuerza superior oprime esa palabra tan bonita y a la vez de desapego y ruindaz llamada esperanza, se juega no ya solo con la ilusion, se juega con la estabilidad y su nemesis, con la paciencia, relaciones, vida y milagros de 12 tipos que seran todo lo que quieran menos complacientes, palabras como riesgo, efervescencia, vitalidad, miedo, continuidad, arrojo, vencimiento, carisma o energia no las conocen los directivos de las cadenas y si como bien dices es peli de cine negro

Jodeles a ellos y te salvas, es como un puto programa de concurso incrustado en el orto

Es terrible, es cinico, es agrio

Desde la palabra desesperanzada de otro guionista y desde el topico

Animo

sabes?, casi nunca ellos tendran lo que poseemos nosotros, calidad humana


JON, que no me habia presentado...