11 noviembre, 2008

CREATIVIDAD, ORIGINALIDAD Y SORPRESA

Éstas son premisas básicas en un guión, según la guionista Alicia Luna, ganadora de un Goya por "Te doy mis ojos", quién abrió el IV Encuentro de Guionistas y Desarrollo de Guiones que tuvo lugar en el Ateneo de Madrid el día 5 pasado. Premisas de las que carece el cine español, según la propia ponente y parte de los asistentes.

Así de fuerte empezamos y -aunque no lo parezca- no nos dedicamos a poner a parir al cine español sino a tratar de ver qué podemos hacer los guionistas para cambiar esto, no en balde somos nosotros el primer eslabón de la cadena de la que al final cuelga un producto llamado película. Como ya imaginais hubo muchas preguntas -todas las que nos hemos hecho tantas veces y alguna más- y muy pocas respuestas.

¿Por qué todos, o casi todos, los guionistas se convierten en directores de sus propios guiones? ¿Por qué los directores se convierten en guionistas y sólo dirigen sus propios guiones? ¿Un buen guionista es por definición buen director? y por lo mismo ¿Un buen director es un buen guionista?


¿Por qué las productoras no encuentran directores que quieran dirigir guiones de otros? ¿Por qué los productores se quejan de la falta de imaginación de los guionistas y los guionistas de que los productores no quieren nada imaginativo, nada que no sean historias intimas, en interiores y muy baratas?

¿No hay creatividad? ¿Escribimos siempre los mismos argumentos?


Y qué pasa con "REC", "El Orfanato", "Los cronocrímenes" o "El rey de la montaña". Luis Alejandro Berdejo prepara "The new daughter" con Kevin Costner y Rafa Cortés, está filmando Dakota, una comedia negra sobre un español en Nueva York. El guión es de Jordi Galcerán, (El método Grönholm).

La mayor parte de esta gente no se limitó a quejarse, a poner a caer de un burro a todo el mundo, y a decir que ellos son buenísimos guionistas, que tienen estupendas ideas pero que no hay productores, ni dinero, ni industria... (qué es verdad, qué no lo hay) No, se pusieron manos a la obra y con mejor o peor resultado (creo que en general bastante mejor que peor) han sido capaces de hacer las películas que querían hacer, películas que cumplen con las premisas de CREATIVIDAD, ORIGINALIDAD y SORPRESA. ¿O no?



4 comentarios:

BUDOKAN dijo...

Hola Julie, es un placer tu vuelta a este maravilloso espacio que tienes. Se te extrañaba. Saludos!

Ruth dijo...

Sííííí. Totalmente de acuerdo. Las pequeñas y difíciles empresas que han llevado a cabo los que mencionas y que a menudo son calificados de "locos" son la verdadera línea a seguir, aunque de eso nos daremos cuenta dentro de un par de siglos.

Samuel Gardner dijo...

Todo eso es cierto (aunque no estoy de acuerdo con que "El Orfanato" pueda juntarse con películas como "REC" o "Los Cronocrímenes") y es una lástima que haya tanto quejica y tan pocos que hagan lo que tienen que hacer: cine.

En cuanto a lo del director-guionista o el guionista-director... ¿qué mas da? Creo que cualquiera con talento para dirigir o escribir debe hacerlo aunque no sea su cometido. Ser guionista no implica ser el que tenga las mejores ideas. Puede ser que las tenga un decorador o un montador. O un actor.


PD. En cuanto a lo de la nocturnidad, Miss Julie, ya sabe que he vuelto de entre los muertos, allí no se duerme nunca.

Att. Sam

Segui dijo...

Yo no tengo mucha idea de todo vuestro mundo y profesión (voy pillando retales por pura admiración, aunque en realidad no sé nada), pero me imagino o me hago la composición de que el director es el que le da, artísticamente, la forma "3D" a un guión escrito por otro artista. Si no se llega al "filing" completo o casi entre uno y otro (unos y otros, si el equipo lo forman más de dos), es difícil que el trabajo de cada parte satisfaga completamente a la otra.

Lo mismo pasa con las versiones cinematográficas de las novelas, algunos escritores vivos no quedan satisfechos del todo con lo que después se ve en la pantalla. Y otras veces, la peli le ha hecho una justicia gratuita a la misma. Por cierto, yo nunca he oído a ningún director quejarse de las taras de una novela, aunque las tenga. ¿Nunca se han quejado o es que yo no me he enterado?

Saludos!