04 febrero, 2008

The Creative Matrix

El domingo asistí como invitada a la Clase Magistral de Phil Parker (el manús de la foto) con que abcguionistas y mars-media inauguraban su Máster Internacional de Guión.

He de decir que soy de los que creen que la profesión de guionista requiere una formación continua y me encantó ver a gente de reconocido talento como Benito Zambrano, Eduardo Milewicz o Ignacio del Moral, entre otros, con su libretita y su boli tomando notas de lo que decía Mr. Parker.

Con mi teoría sobre la formación guionística podréis imaginar que he asistido a un montón de cursos y clases, entre ellos de los míticos Robert Mackee y Linda Seeger en vivo y en directo, y alguno en diferido, es decir, leyendo sus manuales: Syd Field, Dimaggio, etc., etc., (los interesados en ampliar bibliografía y opiniones, echad un ojo a este post del Guionista en Chamberí y a sus comentarios) y mi temor ante este tipo de conferencias es que no sea más que "variaciones sobre el mismo tema" (Mackee me decepcionó profundamente), sin embargo con Mr. Parker no tuve esa sensación, más que nada porque su propuesta se basaba sobre todo en la historia y en los géneros.

Su teoría combina seis elementos clave de la narrativa - historia, tema, forma dramática, trama, estilo y género. Un enfoque global actualmente en uso por los guionistas y productores europeos y muy demandado en los Masters de Guión que se imparten por toda Europa.

Para mí, la esencia de su clase fue resaltar que los guionistas tenemos que escribir en imágenes, algo que muchas veces se nos olvida, especialmente a los que escribimos para televisión, donde -a mi juicio- hay un exceso de diálogos y palabrería.

Como ejemplo, nos mostró "The Pearce Sister", un cortometraje de animación seleccionado para los Oscar, firmado y filmado por Luis Cook, y que generó cierta controversia entre los asistentes. Os invito a verlo si no lo conocéis aún.

8 comentarios:

Ruth dijo...

Muy buena tu actitud de aprendizaje constante, y muy necesaria. Aunque supongo que en el guión pasará como en el resto de trabajos, que muchos de los conocimientos adquiridos al final no tienes oportunidad de aplicarlos, ¿verdad?

Yo estuve trabajando en un sitio, perteneciente a la Administración, donde la formación no se valoraba en absoluto. Se veía como que el trabajador se aprovechaba del trabajo para el enriquecimiento personal. De locos.

Almudena G. Páramo dijo...

Me encanta que me lo cuentes porque a mí me hubiera gustado ir, pero cuando tienes trabajo no puedes ir porque no hay tiempo, y cuando tienes tiempo, porque no tienes trabajo, no tienes dinero para pagarte los cursos.
Te aviso de que se está ptreparando uno sobre lenguaje judicial y escenarios judiciales para guionistas muy interesante. A ese voy a intentar acudir. Se va a dar las clases en las salas de juicios para que conozcamos in situ lo que se juzga en la Audiencia Nacional, o en el Supremo... cómo se llama cada cosa, etc... Ya te cuento.

Ruth dijo...

Jajjajjaaa. Qué comentario más curioso el de Almudena, contemplado desde el punto de vista de una profana como yo. ¿Un curso sobre lenguaje judicial? Ni me imagino qué más tipos de cursos se hacen para el gremio. Es curioso, de verdad, aunque a vosotros seguro que os parece de lo más normal.

BUDOKAN dijo...

Hola querida Julie, muy intresante lo que comentas. Como me gustaría poder asistir a algún tipo de charlas de esas por aquí en la Argentina. Creo al igual que tú que el proceso de aprendizaje en un guionista es constante. Por otro lado muy de acuerdo con el concepto total de escribir en imágenes. Saludos!

Miss Julie dijo...

Ruthi: No sé lo que pasa en el resto de los trabajos, mi experiencia es que todos los conocimientos adquiridos, bien a través de cursos, de jefes -qué alguno hay con el que aprendes un montón-, de compañeros o de la vida misma -que no es por ponerme trascendente, pero para un guionista observador es una gran escuela- siempre, siempre me han servido y los he aplicado. Otra cosa es que algunas veces -por suerte para mí, las menos- los que pueden beneficiarse de esos conocimientos (es decir, productores, responsables de contenidos, coordinadores o cualquiera que esté jerárquicamente por encima de tí) les mole "ni mijita" que le pongas algún pero a su propuesta aunque sea para mejorarla, y aunque tú estés viendo que la estructura propuesta por tu jefe es antigua o no va a funcionar "te la banques", como dicen los argentinos, y hagas lo que te piden que hagas -mercenarismo obliga-. Eso sí como no funcione a quién le echarán las culpas será a tí, y si funciona se llevarán ellos los laureles y tú habrás aprendido que aún tienes cosas que aprender (je, je)

¡Ah, Ruthi! Ayer tuve una velada con las RUVIS en persona. ¡Qué número! Un montón de rubiazas con pinta de guiracas por las calles de Madrid y yo allí en medio, intentando hacerme notar. Menos mal que son tan simpáticas que te hacen sentir la reina del mambo, aunque la verdad es que ellas son las emperatrices.

Almu, querida: Creo que de momento no tengo previsto tanto nivel de especialización aunque te aseguro que me encantaría, de verdad. Por cierto, en la Master Class de Mr. Parker una amiga mutua me regaló TU LIBRO. Cuando nos veamos tendrás que firmármelo, asi que vete pensando en una buena y "creativa" dedicatoria.

Budo: En Buenos Aires hay un montón de cursos y de gente interesante impartiendo clases y seminarios de guión. En cuanto tenga ocasión (y algo de guita) me largo p'allá a hacer alguno, así que animate y... ¡quién sabe! a lo mejor coincidimos en alguno y nosotros sin enterarnos... ja, ja, ja.

Almudena G. Páramo dijo...

¡Es muy intresante!
Cuando me contaba Maria José lo del curso... Le digo: ¡Anda pues acabo de leer el blog de Miss Julie y había estado allí!
Y me contesta... ¡Estaba conmigo y le he regalado tu libro!
Esta amiga común es un tesoro. Y creo que yo la vi antes... ¡Es mía!... Pero te la presto.
Y lo del curso de guión, no te lo dejes de lado. Interesa saber si hay via penal, civil y las salas, los juzgados o los forenses... para posibles series o incluso para programas, que el relato de los sucesos van en aumento hasta en los informativos.

Estoy harto de ser buena dijo...

Me hubiera gustado mucho ir aunque me fue imposible.
Yo estuve tres años en la ECAM tratando de aprender a hacer eso que se llama guiontes, años en los que me hablaron poco de teoría, en los que escribí mucho y en los que desarrollé lo más importante que debe tener un guionista (y o escritor que se precie, porque yo soy de los de Guillermo Arriaga, que odia la palabra guionista, y prefiere decir escritor o novelista audiovisual), bueno, que lo más importante que debe tener un guionista es sensibilidad para apreciar lo que está bien, inteligencia para analizarlo e imaginación para imitarlo.

Me ha gustado el blog.

Conozco a Ignacio del Moral y me lo imagino perfectamente con sus ojillos atentos y la libretita en mano.

Esquizofrénico dijo...

Luego lo veo. Pero de entrada, este señor, al que me hubiese gustado escuchar (aunque hubiese sido con traducción simultánea), me recuerda sobremanera a un guionista y profesor de cortos que conocí en Córdoba hace unos años ("Un verano de guión").