25 noviembre, 2006

¡VIVA FERNÁNDEZ!

La radio estaba en el último piso del edificio de "El País". Dos estudios: uno de grabación y otro de emisión, una redacción de programas, otra de informativos, la discoteca (ahora se dice fonoteca), unos pocos despachos -incluido el del director-, un grupo de gente muy joven trabajando con entusiasmo y muchas ganas de hacer cosas distintas.

Ese fue mi primer trabajo, con el título recién estrenado yo era el último eslabón de la "cadena trófica" -que diría Ángela-, cobraba "al peso", es decir una cantidad fija por cada trabajo hecho, pero ya desde el primer momento supe que estaba entre los mejores y que era una suerte que no podía desaprovechar: Juan Ramón Lucas, Santiago Alcanda, Javier Pérez de Albéniz, Máximo Pradera, Carlos López Tapia y Almudena Belda (Lo que yo te diga), Felipe Mellizo Jr. (luego creador de series como Médico de Familia y Periodistas), Montse Fernández Villa, Jose Miguel Contreras, (hoy consejero de la Sexta) y Luis Fernández , futuro Director General de TVE.

Fue mi primer jefe y tengo que decir también que uno de los mejores que he tenido hasta ahora. No conozco a nadie que hable mal de él, ni como profesional, ni como persona -tal vez la cúpula de T5 que le echó a la calle después de poner los informativos de esta cadena en el top de la credibilidad y el buen hacer televisivo-. Años después volvimos a encontrarnos en Plural, y me saludó con muchísimo afecto y eso que él ya estaba dos cielos por encima de mí; cuando el programa de Plural naufragó me mandó un email desde Miami, a donde se acababa de mudar, dándome sus condolencias. Nos intercambiamos algún correo más y luego nada.

Ahora me encantaría felicitarle y decirle que me alegro de verdad por su nombramiento y que tenga fuerza para bregar con lo que se le viene encima, y alguna cosa más, pero me desagrada pensar que mi felicitación sea una más entre las miles que va a recibir y, sobre todo, entre las miles que saldrán debajo de las piedras para hacer bueno el dicho de "al que buen árbol se arrima...", así que no lo haré.

No sé si RTVE tiene arreglo, soy muy escéptica respecto a ello, pero confío en Luis Fernández, al menos es un profesional del medio que ha sido cocinero antes que fraile y que ha dicho NO a algunas sustanciosas ofertas a lo largo de su carrera simplemente porque no le convencían.

5 comentarios:

grampus dijo...

¿Trabajaste en la radio? Curioso. Yo también. Se aprende mucho, sobre todo a pensar con rapidez. Y es una suerte que te encontraras con gente así.

Galahan dijo...

Ala que guay la radiooooooooo...

A mi me encanta. Yo sólo curré en Radio en mis inicios, pero de una manera muy especial y fronteriza.
En la radio de la Universidad (4 años de programazo! Estaba genial) y después en Radio Castellón Cadena SER, pero un par de veranos y de "aquella manera" (la que dejaba el capullo del jefe).

Pero es un medio que me encanta, aunque nunca he sabido cómo meterme en ella. Parece que fuera del periodismo, no está el camino muy claro... ¿sabéis cómo, vosotros dos?

Miss Julie dijo...

Vaya, otra cosa más que compartimos. Me alegro. Pues sí, aprendí mucho más en la radio que luego en la tele. Es cierto que eran "buenos tiempos para la lírica" y bullía la creatividad y la ilusión por todas partes. Lo de meterse en ella, pues no sé, pero si deseas algo de verdad y con fuerza suele ocurrir, al menos a mí me pasa con cierta frecuencia, por eso tengo que tener cuidado porque luego me encuentro con que lo que deseaba no es lo mejor para mí. En fin, como dice el sabio chino "be water, my friend".

angela dijo...

¡Cadena trófica! ¡Cadena tróoofica! Gracias por la alusión.

Pues me alegro de que sea una persona cabal y que le conozcas siempre es algo bueno, aunque no quieras ejercer de "arrimadora profesional", que es una cosa muy socorrida. Yo siempre pienso que los conocidos importantes los tiene todo el mundo menos yo, al menos a esos niveles. Pero bueno, "Seis grados de Separación", como la peli super guay de Schepisi (¿o era Schepsi?)

Miss Julie dijo...

Pues mira, Ángela, por cuestiones de azar, yo sí he conocido a gente que es o ha sido importante, especialmente en lo concerniente a nuestro trabajo y NUNCA ME HA SERVIDO DE NADA. A lo mejor es que yo no me sé mover bien a determinados niveles, pero te aseguro que la gente que me ha echado una mano en momentos de crisis laboral siempre han sido o colegas o gente que no me conocía de nada.