27 octubre, 2007

MERCENARIOS

Hace poco unos productores comentaban las dificultades que tenían para encontrar guionistas que fueran capaces de entusiasmarse y hacer suya una historia ya creada. Según ellos, cuando explicaban lo que querían a los profesionales del guión, estos les salían por la tangente: que si retocar esto, cambiar lo otro, quitar o poner tal personaje, o sea, al final escribir otra historia, tal vez una buena historia, pero no la que ellos proponían.

La verdad es que -a pesar de que no tenía ningún motivo para dudar de su palabra- el asunto me resultó extraño y mucho más cuando supe que la historia no era el argumento para una película sino para una serie de TV. ¿Por qué? -dijeron ellos- ¿Qué más da un medio que otro? . Pues porque en TV -dije yo- es así como se trabaja, en TV los guionistas somos mercenarios.

Para explicar bien lo que digo, y que nadie se llame a engaño o se ofenda, me ciño al significado de MERCENARIO de la R.A.E.
1. adj. Dicho de una tropa: Que por estipendio sirve en la guerra a un poder extranjero.
2. adj. Que percibe un salario por su trabajo o una paga por sus servicios.

Me quedo con el primer significado por lo que tiene de concesión, es decir, un mercenario es alguien que está dispuesto a defender una causa -que puede o no estar de acuerdo con ella- y la va a defender hasta la muerte a cambio de dinero, de un sueldo.

Bien, pues eso hacemos nosotros y quién no esté por la labor no se puede dedicar a esto 1) porque sufrirá mucho y 2) porque el resultado nunca va a ser satisfactorio ni para él mismo, ni para el que le paga.

Pero claro, un guionista es un creativo y parece que hay una incompatibilidad entre ser MERCENARIO y la CREATIVIDAD, más cuando todos sabemos que el proceso de creación supone un ESFUERZO tan grande que es difícil de llevar adelante si lo que tienes que defender no es tu causa, si no crees en ella. ¿Quién se va a dejar la piel en algo así?

En nuestra profesión -como al soldado mercenario- se nos exige dar muchas horas de nuestra vida (todos sabemos el tiempo que dedicamos a nuestro trabajo y lo difícil que es "conciliarlo" con un modo de vida más..., digamos convencional) por defender una historia que te viene dada y que no es ni siquiera un punto de partida para desarrollar sino que ya hay un camino a seguir y un lugar al que llegar. Podrás ampliar las lindes, hacerlo más bonito y transitable (acordaos de las calzadas romanas, por seguir con el símil) a base de desbrozarlo, quitarle pedruscos, vadear ríos y resolver los dilemas de la esfinge si viene al caso, pero nunca apartarte de él.


Y en estas situaciones, cuando te enfrentas a obstáculos que parecen insalvables, lo que te apetece es decir, "¡Eh, tíos! ¿Por qué seguir dándonos de bruces contra esa roca si la podemos rodear, buscar un atajo o cualquier otra cosa?" La respuesta es porque si te sales del camino corres el riesgo de perderte y llegar a otro sitio, puede que incluso mejor a tu juicio, pero que NO ES AL QUE QUIERE LLEGAR EL QUE TE PAGA.

En un proyecto de encargo, nuestra tarea es proponer soluciones CREATIVAS, desbrozar el camino, quitar obstáculos para que el carro -en este caso la historia- se deslice lo mejor posible y llegue al punto, al desenlace, que tiene que llegar. Además tenemos que adornarla para que resulte lo más atractiva posible y si es necesario cantar, bailar y hacer malabares (esto no es metafórico, lo de los malabares digo) para que sea tan divertida que nos acompañe la mayor cantidad de gente -espectadores- posible. Como sabéis, sólo se puede hacer esto con una gran dosis de creatividad y oficio.

Es una tarea difícil y no todo el mundo está preparado para ello, pero si eres un buen MERCENARIO (hasta para esto hay que ser profesional) con un poco de suerte, a lo mejor un día te has implicado tanto en la historia, la has hecho tan tuya que la defenderías a capa y espada y sin cobrar un chavo.

UN CONSEJO: Si esto ocurre, los JEFES, sean quienes sean y por muy buena gente que resulten, nunca deben enterarse. Y el que avisa no es traidor.

Aunque mercenarios ha debido haber desde tiempos inmemoriales, lo que no cabe duda es que fueron los romanos quienes dieron un rango elevado a esta categoría soldadesca. Algo más que tenemos que agradecerles junto a la larga lista de cosas enumeradas por el FRENTE DE LIBERACIÓN DE JUDEA (facción Monty Phytonista)

12 comentarios:

Ruth dijo...

Yo creo que al final todos somos mercenarios de alguna forma.

A ver quien es el guapo que se niega a hacer algo por principios.

De todas formas, en vuestra profesión es posible llegar a escribir algo que os guste y en lo que creáis desde el principio, ¿no? A fuerza de batallas, eso sí, ¿verdad?

ahram dijo...

Cuando se adjetiviza el trabajo, creativo, artístico, etc... creo que se pierde la razón. Hay muchísimos trabajos "creativos" puramente asalariados y a las órdenes de un jefe, que en este caso es productor.

En el Hollywood de los buenos tiempos todo el mundo trabajaba a las "órdenes de", desde el director, guionista, actores, etc, o sea el mundo "creativo", y con unos patrones muy definidos marcados por las Grandes. Aún así fue la época dorada del cine.

Pope dijo...

Yo creo que es el estereotipo del artista bohemio lo que lleva a pensar a mucha gente que "creativo" y "profesional" son dos cosas que se excluyen. No tiene porqué ser así.

Galahan dijo...

Jeje "Mercenarios" es una palabra mucho más eufemística que la que se suele usar en la profesión para definirnos, jajaja.

Toda la razón, Miss. Aunque yo soy de esos que se rebotan si no consigue conectar con las decisiones y no dispone de la suficiente sangre fria como para que le resbale todo.

Eso sí, también pasa que para venderte de mercenario hace falta una paga mucho mayor que la que se le da a un soldado alistado, para compensar. Si no, corres el riesgo de que cambie de bando si le ofrecen una paga mayor.

Saludetes! :D

al dijo...

Dame pan y llámame mercenario (o puta, para los que somos objetores de conciencia).

Miss Julie dijo...

Pues mira tú que comparto punto de vista con Pope, yo tb creo que eso de la bohemia nos ha perjudicado y perjudica bastante.
Tal vez eso tb es lo que dificulta que nos asociemos, nos unamos para exigir reivindicaciones, como currantes que somos.

BUDOKAN dijo...

Hola querida Julie, es muy cierto lo que tan bien describes en el post. Los guionistas empeñamos mucho tiempo y actuamos en horarios extraños para siempre tener la culpa de que la historia no haya resultado o que el proyecto se cayera o que habría que ajustar a tal personaje para que sea más vendible, y después a la hora del éxito siempre es el actor o los productores del canal los que lo lograron. Muy injusto! Saludos!

Aristócrata dijo...

Sí, hombre, nos vamos a sindicar como si fuéramos obreros de la construcción. De eso nada, nosotros somos CREATIVOS, ARTISTAS, gentes que no nos sujetamos a un horario, ni a una disciplina. Cómo vamos reivindicar nada, ¿acaso somos todos iguales? ¿Vas a comparar a los que escriben las matrimoniadas o culebrones como el de la fea con los que escribimos para el cine? ¿Soy yo igual de buen guionista con 550 mil visitas en el Youtube de mi corto "Mininos calientes", un alegato sobre la discriminación que sufren los gatos frente a los perros en los fast food, que el Hastiado ese de "La familia Mata"? ¡Venga hombre!

Víbora dijo...

¡Ooooooohhhh! Pobres guionistas, que para ganar dinero han de someterse a los gustos e instrucciones de quien pone el dinero.

Pues justo lo que hacemos todos.

Imagínate un ingeniero al que le encargan un puuente para cruzar un río.

Las instrucciones son muy sencillas:

- El puente ha de cruzar de una orilla a la otra.

- Ha de ser transitable por todo tipo de vehículos.

- No sobrepasar el presupuesto.

Pero el ingeniero se considera "un artista" y decide que va a presentar los planos de un precioso y original anfiteatro junto al río.

Obviamente el proyecto es rechazado (porque lo que hace falta es un puente) y el "artista" se convierte en un "incomprendido por el sucio capital".

Pues, supongo, que en el mundo del guión es lo mismo. Si aparece un productor con una idea de lo que quiere, pues se escribe una historia con los elementos establecidos. La historia habrá de ser la mejor posible y no por eso se es un "mercenario" (con todas las connotaciones negativas posibles), sino que se demuestra ser un profesional como la copa de un pino.

Que escribir por encargo lo han hecho todos los grandes guionistas y les han salido grandes guiones (porque ellos eran grandes).

Creo que entre el "guionismo", por lo que leo en vuestros blogs, hay mucho problema de exceso de ego (que no parece ser tu caso) y de autofagia feroz (que tampoco creo sea tu caso).

Galahan dijo...

Bueeeeeeno, es que las metáforas con elementos utilitaristas no las veo yo muy...

Es decir: No es lo mismo hacer un puente (con un fin de utilidad por encima del estético) que una obra cultural o artística.

De hecho, hay puentes y "puentes". Está el que cruza hoy el pueblo ese de Alicante y que ha construido el ejército y está el puente de Londres, el Golden Gate, el Pont Neuf de París o yo qué sé... los de Calatrava (al que odio, aviso).

No mezclemos conceptos porque desvirtúan el tema.

Aun así, vamos, que yo soy el primer mercenario y encantadísimo.

Eso sí, en breve... jujuju.
Ya os contaré.

Víbora dijo...

GAL: ¿quieres decir que una obra cultural o artística se hace sin buscar ninguna utilidad? Entonces serían gratis.

Y por supuesto que hay puentes y puentes, lo mismo que hay guiones y guiones. De eso se trata, de hacer lo más bonito, artístico y culturasl con el material disponible.

Miss Julie dijo...

Po Zí. Queridos todos, lo habéis entendido a las mil maravillas.