28 julio, 2007

Y al final, siempre RULFO

He estado un tiempo ausente de la blogosfera -más del que hubiera deseado- conociendo gente o mundos: "Cada persona es un mundo", como le gustaba repetir a mi abuela- y así es también para mí. No concibo una actividad o un viaje si no están vinculados a las gentes, a las personas que he conocido o por las que he llegado hasta allí, y ¡voto a Bríos! que en lo tocante a esto, estas últimas semanas han dado mucho de sí.
Vale, sí, me he perdido lo de "El Jueves" (¡Vaya toballa!), lo de Polanco, la detención del Solitario y no sé cuantas cosas más, pero ¡por las barbas de Stellman! que he descubierto más "mundos de la galaxia guionística" que las Voyager por el espacio interestelar.
Y lo peor es que me siento aún tan abrumada que no sé por dónde empezar; así que llegado a este punto y dada mi tendencia a procrastinar me encuentro con la carta que la familia del escritor mejicano Juan Rulfo publica para toda la opinión pública sobre el Premio que lleva su nombre, así que me salgo por la tangente y ya que es verano (y según leyenda popular, época propicia para la lectura) recomiendo un libro y un autor, ¡qué narices!, EL LIBRO y EL AUTOR. Un volumen de apenas ciento y pocas páginas (depende de la edición) que nadie debería dejar de DISFRUTAR. El título: PEDRO PÁRAMO, el autor: JUAN RULFO.**



Alguien ha dicho de él: "Juan Rulfo pone a los vivos en medio de la muerte como si creyera que es posible hacer el amor en un cementerio".

Un autor etiquetado de difícil para adaptar al cine y del que sin embargo se han hecho varias películas, a pesar de lo exiguo de su obra, Pedro Páramo entre otras, maltratada injustamente por la crítica según dicen algunos.


En la actualidad, parece ser que Mateo Gil está preparando una nueva versión cinematográfica de este relato. ¡Con un par!



** Supongo que muchos de vosotros le conoceis, pero si hace tiempo que no lo lees vuelve a hacerlo, lo disfrutarás mucho más, seguro.

(Juan Rulfo -seudónimo-murió en 1986, y si quieres saber más, pincha en título del post que tiene un vínculo con su web)

9 comentarios:

Ruth dijo...

Me impresionó "Pedro Páramo". No sabía que Mateo Gil estaba preparando la peli. Desde luego, a este chico le gustan los retos. Veremos qué tal lo hace.

al dijo...

Muy buena recomendación, a la que añadiría los relatos de El llano en llamas, también de Rulfo.

Un saludo.

Miss Julie dijo...

And the winner is.... ¡Ruuuth¡
¿Sabes que para mí el misterio de Elche es saber quién eres? (Dicho desde el respeto al Misteri)

Al, todo Rulfo es recomendable y como encima tiene tan poca obra... Gracias por tu aportación, guapo.

al dijo...

Gracias a ti, por lo de "guapo". ;-)

Una cosilla: me parece que Juan Rulfo no es seudónimo.

Miss Julie dijo...

Cómo ya te comenté en el email que espero hayas recibido, yo también creía que era su auténtico nombre, así que me he puesto a investigar un poquillo y resulta que no. Al parecer hay un litigio familiar: un "hijo" con el que la familia "legal" no contaba o algo así y reclama sus derechos, además de otras historias sobre el uso de JUAN RULFO como registro de marca. En resumen, esto es un fragmento del fallo judicial de uno de estos litigios: ''Él manifiesta ser hijo de Juan Nepomuceno Pérez Rulfo Vizcaíno, cuando el nombre verdadero de quien utilizó el seudónimo de Juan Rulfo, era Juan Nepomuceno Carlos Vizcaíno. Es decir, el apellido Rulfo en realidad fue incorporado unilateralmente por el propio Juan Rulfo para rescatar el apellido materno de su madre, que no formaba parte de su nombre legal, verdadero.".
¡Hala, ya sabemos algo más los dos!

al dijo...

Ya está, asunto aclarado.

Por cierto, ¿ya has registrado la marca "Miss Julie"? ;-)

Miss Julie dijo...

AL: ¿Debería registrarlo? En realidad "Miss Julie" es el título de una obra de Strindbergh (aunque tb suena a nombre de Madame de burdel, lo reconozco, pero creo que no me disgusta esa acepción perversa, je, je)

Miss Julie dijo...

Jo, me acabo de dar cuenta de que eso de la marca Miss Julie iba de coña... ¡Qué espesita estoy!

al dijo...

Sí, era coña. Pero espero que no tengas problemas con la familia de Strindbergh (esto también).